viernes, 14 de agosto de 2015

CELEBRANDO LAMMAS EN GLASTONBURY

Hace ya un par de semanas, la rueda del año giró a una nueva celebración, Lammas. Debido a mi cambio de residencia, he decidido celebrar los sabbat en Glastonbury para sentir más de cerca la energía de la diosa y como se vive el paganismo en este pequeño pueblo sagrado.

Templo de la Diosa en Lammas

Normalmente, cuando voy a Glastonbury decido pasar el día entero allí para llenarme de su energía. Mi primera parada es High Street, donde se están todas las tiendas y al final de la misma calle el Templo de la Diosa. Mi visita al templo fue mi especial, no solo porque dejé todas las peticiones que personas de todas partes del mundo me habían dejado para que depositara en el templo; sino que tuve mensajes bastante significativos. Fue tan intensa mi experiencia allí, que no podía para de llorar de la emoción, porque si algo tiene el templo de la diosa es que remueve por dentro y mucho.

Más tarde, cuando salí del templo con la energía renovada, me dirigí al Tor una pequeña colina sagrada, donde se cree que podría estar situada la famosa Isla de Avalon de las leyendas artúricas.
Aunque otras leyendas cuentan, que cuando José de Arimatea llegó a Glastonbury y trajo consigo el Santo Grial.

Tor

El Tor es impresionante no solo por la energía que desprende todo el lugar, sino por las vistas que nos ofrece de Glastonbury. Subir esta colina es una visita obligada para todos aquellos que quieran disfrutar de este pequeño pueblo. El Tor simplemente es mágico, y muchos covens o aquelarres se reúnen en torno a él para sus celebraciones personales.

Vistas desde el Tor
Una vez concluida mi visita turística por el pueblo, recibí la llamada de mi querida profesora del curso de Sacerdotisa de Isis, diciéndome que varios paganos de Madrid habían llegado a Glastonbury. Fue maravilloso conocer a más personas que se ocupan del Templo de la Diosa en Madrid y compartir una experiencia tan intensa y nueva para mí.

Goddess Hall

A las 19.30 de la tarde tuvo lugar la celebración de Lammas en el Goddess Hall. Yo tenía los nervios, la alegría y por que no, todas las emociones a flor de piel. Nunca había estado en un ritual tan multitudinario y estaba muy expectante a todos los acontecimientos que iban ocurriendo.
No sé si fue la energía de Lammas, Glastonbury en sí o que era mi primera vez en un sabbat tan grande o la presencia de todas las diosas; que se hicieron presentes sorprendiéndonos Brigit con su cruz en el cielo o una paloma simbolizando a Isis en la dirección de la madre. Fue una ceremonia preciosa muy emotiva y cargada de muchos mensajes para mí. Aquí sentí una llamada muy especial dentro de mi corazón, porque la diosa estaba tan presente que no pude evitar llorar de la alegría. Por eso he decido entrar en el templo como Melissa para dedicar mi tiempo a la diosa, y también hacer una rueda completa en Glastonbury para ver como poco a poco me va transformando. Seguro que serán unas experiencias inolvidables que me gustaría compartir con todos mis lectores.

1 comentario:

Hanar dijo...

LLevava tiempo sin leer el blog, veo que estas en bristol. Mis mejores deseos para tu nueva aventura. E tenido la necesidad de decirte (después de leer la entrada del barquero y las siguientes)que espero que te vaya todo muy bien alli, hay puntos mágicos muy fuertes en Inglaterra. Espero que aprendas y puedas enriquecernos con tus experiencias.Saludos