martes, 31 de agosto de 2010

LA BOLA DE CRISTAL (Parte I)


La Bola de Cristal desde los principios de los tiempos ha sido una de las mancias que mas han llamado la ateción al hombre y a la vez la que más temor o respeto lo han producido. Pero sin lugar a dudas es uno de los oráculos mas apasionantes que se conocen.

USOS DE LA BOLA DE CRISTAL

- Obtener visiones del pasado, presente, futuro.
- Exorcismos.
- Amarres.
- Contactar con nuestro guia.
- Contactar con el más allá y con los difuntos (Mediumnidad)
- Encontrar a personas lejanas o perdidas.
- Curaciones psiquicas.

CONSIDERACIONES ANTES DE COMPRAR UNA BOLA DE CRISTAL

Tenemos que fijarnos que la bola esté llena, es decir, que pese y que no esté hueca. Que no tenga ni sombras ni imperfecciones que puedan obstaculizar nuestro trabajo.
Es recomendable que tenga un tamaño mínimo de 7cm aproximadamente, para no dañarnos la vista al trabajar con ella.
Os aconsejo que tomeis cada una de ellas en vuestras manos y os lleveis aquella con la que sintais una conexión especial. Nuestra bola de cristal también nos llamará.

LIMPIEZA

Como otra herramienta que es, tenemos que limpiarla, purificarla y cargarla. La limpieza mas sencilla se haría igual que los minerales, por tanto ponemos la bola en un barreño con agua y sal durante 3 dias intentando que no le de la luz del sol. Ya que la bola de cristal está vinculada a la luna. ¿Será porque es el mejor momento para emplearla?

Algunos autores sostienen que la Purificación, Conjuro, Magnetización y Poder, ha de hacerse en un periodo de 28 días. Y nosotros junto a la bola también tenemos que realizar cada una de las fases.


PURIFICACIÓN
Gran nombre: Elohim
Elemento: Agua
Espiritu elemental: Ondinas

CONJURO
Gran nombre: Jehova
Elemento: Fuego
Espiritu elemental: Salamandras

MAGNETIZACIÓN
Gran nombre: Schaddai
Elemento: Aire
Espiritu elemental: Sílfides

PODER
Gran nombre: Adonai
Elemento: Tierra
Espiritu elemental: Gnomos


Bibliografía: "La Bola de Cristal" de Sibilla
____________________________
No copies. Derechos de Autor.

No hay comentarios: